Llegan esas fechas en las que nos preocupamos un poco más del “qué dirán”, “cómo nos verán”, etc. Pero tenemos que tener cuidado de que medidas tomamos para potenciar nuestro cuerpo, de cara al nuevo año. 

El mantenimiento deportivo no puede ser un acto que llevemos a cabo a dos semanas de terminar el año y que ese acto lo llevemos a cabo únicamente para salir bien en la foto. El aumento de carga o el incremento de las repeticiones debe de ser progresivo para que no llegue a ser lesivo. Todo ello teniendo en cuenta las necesidad individualizar el método de entrenamiento en la práctica. 

Factores que influyen en las lesiones

La biomecánica de cada individuo 

Se entiende como biomecánica al como el movimiento del cuerpo en sus diferentes circunstancias, es decir, la actividad del ser humano y la respuesta que tiene nuestro organismo ante esto. 

No todo el mundo tiene el mismo tipo de movilidad, ya que en principio no todo el mundo tiene la misma calidad de vida. 

Una persona que esté todo el día en una cama no es lo mismo que una persona que entrene todas las semanas. Como es evidente, las personas que lleven una vida saludable tendrán mayor movilidad articular que una persona sedentaria y que no cuide su alimentación. 

La carga y los siclos de repetición 

Para llevar a cabo un ejercicio saludable no solo tenemos que tener en cuenta la biomecanica de cada una sino que también tenemos que intentar que los movimientos que nos perjudican intentar evitar el uso repetitivo y con mucha carga. 

¿Qué es la carga?

Se define como el conjunto de estímulos que recibe el cuerpo y estos estímulos producen una serie de adaptaciones.

Carga externa

Conjunto de actividades que se propone hacer un deportista 

Carga interna

La reacción de este deportista ante dicho estímulo 

¿Qué son las repeticiones?

Cantidad de veces que repetimos un ejercicio mismo ejercicio

Series con pocas repeticiones

Ganacia de musculo 

Series con muchas repeticiones

Incremento de resistencia y disminución de peso o definición 

Con lo antes mencionado, cabe destacar que no todos los objetivos son iguales y que siempre es mejor que asistas a un especialista que analice, por un lado la biomecánica propia de tu cuerpo y en segunda instancia , el tipo de ejercicio que va mejor para cumplir tus objetivos en base a esa biomecánica ya antes actualizada.  

Por tanto, los ejercicios deben ser: 

Cuanto más peso menos repeticiones
Cuanto menos peso más repeticiones

¿Cómo evitar lesiones?

Evitar la acumulación continua de daño muscular

Uno de los principales motivos por los que existen las lesiones es la acumulación de daño, cuando realizamos un ejercicio y no damos tiempo suficiente como para que el tejido muscular se recupere, hay riesgo de que haya más posibilidad de que el tejido se rompa.  

El descanso y la recuperación

El descanso entre ejercicio y después del ejercicio es muy importante dado que si no dejamos al tejido muscular recuperarse existe una acumulación de daño y por consiguiente un riesgo añadido a nuestros ejercicios.  

Se constante

Es preferible, que solamente salgas a caminar todos los días una hora a que de la noche a la mañana te pegues una maratón de 3 horas y media. 

El ejercicio tiene que ser, sano constante y “sacrificado”.

Suplementación en caso de perdida de rendimiento

Si llevas tiempo haciendo ejercicio y notas que no progresas de la misma forma. Es hora de empezar con la suplementación, pero esta suplementación tiene que ser un complemento de la nutrición. 

Siempre tiene que estar acompañada de una dieta variada y equilibrada.